to Reseña Histórica to Colegio

Inicio de actividades

Inicios del Colegio

El inicio de las actividades educativas en el Colegio Luis Horacio Gómez tuvo como preámbulo el encuentro de tres impulsos: por el lado de los impulsos reformadores, un grupo de estudiantes universitarios que anhelaban una educación diferente, que abarcara al ser entero y que propendiera por la libertad interior. Por el lado económico, Don Luis Horacio Gómez, un empresario exitoso que se hizo “desde abajo” y, por lo tanto, conocía las necesidades sociales y materiales del común de la gente. Por el lado cultural, el doctor Andrés Sevilla, quien era catedrático universitario.

Conjuntamente con su familia don Luis Horacio Gómez había creado la Fundación que lleva su nombre, y de la cual el doctor Sevilla era su director, con el fin de retribuir a la sociedad vallecaucana, a través del ámbito educativo, lo que ésta le había aportado a su empresa. En éste sentido ya hacia finales de los 60, apoyaba a estudiantes universitarios de escasos recursos económicos. No obstante, alrededor de los años 70, cuando aparecieron los movimientos estudiantiles, circunstancias de orden social-político generaron un momento difícil que produjeron un cambio radical en la orientación de la Fundación. Fue en ese momento cuando don Luis Horacio Gómez y su hijo don Eduardo Oliveros acogieron con generosidad la idea del doctor Andrés Sevilla, a saber: cultivar desde los fundamentos, a través de un pequeño grupo de jóvenes estudiantes, el sincero anhelo de crear en Cali una nueva educación que empezara con niños pequeños. Para el doctor Sevilla esta nueva educación era con toda certeza: la Pedagogía Waldorf.

A partir de 1972, cuando la Fundación comenzó a ofrecer los cursos de fundamentación en Pedagogía Waldorf, el doctor Sevilla se puso en contacto con el señor Juan Berlín, ex alumno y maestro Waldorf, quien residía en Ciudad de México y que gracias a sus traducciones del alemán al español pudo proveernos, en ese momento, de la única fuente escrita para llevar a cabo la formación Antroposófica de los primeros seminaristas. Don Juan Berlín se constituyó en el puente que sirvió para que llegaran posteriormente maestros Waldorf de Sudamérica, Norteamérica y Europa a capacitarnos.

Don Juan siguió hasta su muerte (en 1987) con cálido interés el inicio del Colegio, manteniendo siempre una generosa disposición a colaborar. Un acto de este interés pleno de sentido fue la organización del Seminario de Maestros Waldorf en el año de 1975-1976; de éste grupo en formación surgió un pequeño grupo de maestros que un año más tarde estaba fundando el nuevo Colegio el 12 de septiembre de 1977 gracias al apoyo económico de la Fundación Luis Horacio Gómez. De ésta manera se estaba sentando las bases para el desarrollo en la región de una nueva iniciativa educativa que ha propendido, desde entonces, por una “pedagogía centrada en el Ser: que educa al Ser individual hacia la libertad interior y el mejoramiento constante de la inteligencia social, emocional y cognitiva; para que en la vida práctica goce de un liderazgo natural y cosmopolita”.

Sus inicios fueron muy modestos; su desarrollo ha sido progresivo y acorde a la madurez evolutiva de una institución. Para el inicio de labores se alquiló una casa en el barrio Los Libertadores; el colegio empezó con dos jardines de infancia de 15 niños cada uno. Los materiales pedagógicos-juguetería fueron elaborados por el maestro Walter Liebenthal, especialista en este campo y maestro de Euritmia. Entre las maestras fundadoras del colegio se cuentan: Carmenza Baena, Susana Rubio, Tomasa Rivas. Luego en 1979 la sede del colegio fue trasladada al barrio Santa Anita.

Consolidación

Consolidación del Colegio

En 1982 ante la demanda de cupos surge la necesidad de diseñar y construir una sede propia que estuviera arquitectónicamente en coherencia con la Pedagogía Waldorf; ésta iniciativa estuvo a cargo del maestro Waldorf y arquitecto Enrique José Castro y se pudo realizar con el aporte de un lote en Pance, por parte de la Fundación, y dinero recibido en donación por amigos de la pedagogía Waldorf (a partir de 1986 la primaria comenzó sus actividades en la nueva sede y graduó su primera promoción de bachilleres Waldorf en 1992).

Así mismo, la Fundación decide entregar las instalaciones en la figura de comodato precario: “siempre y cuando se aplique la Pedagogía Waldorf”. Para ello se creó la Corporación para el Fomento de la Educación Rudolf Steiner, conformada por padres, maestros y representantes de la Fundación, quien desde entonces ha respondido por la administración del Colegio. Lo Pedagógico ha estado siempre administrado por los maestros.

Con el aporte económico de los padres de familia se construyó el área de la secundaría, los salones de manualidades, el laboratorio y el aula múltiple; de igual manera se hizo con el preescolar en 1995 y, a demás, en esta ocasión padres, maestros y niños con sus manos ayudaron en su construcción; los niños fueron trasladados a éste espacio el 15 de enero de 1996.

El Presente del Colegio

El presenta del colegio

Los principios filosóficos y pedagógicos de la Pedagogía Waldorf propenden para que se adapte a las características culturales, sociales y económicas de cada región. En éste sentido se ha tratado de rescatar los materiales y diseños arquitectónicos propios de la región. Otro aspecto importante es la preocupación por los otros seres humanos y la organización de esta sociedad civil a través del apoyo mutuo para crear esta iniciativa educativa y la manera como se ha asumido de manera mancomunada la administración en lo económico y en lo pedagógico.

El impacto del actuar del Colegio se da a nivel de sus egresados quienes, según las evidencias obtenidas y sin entrenarlos para ello, logran los mejores puntajes en las pruebas de Estado; en la universidad y la vida laboral de igual manera se destacan, en especial por su liderazgo natural y las competencias integrales de su Ser individual.

Ahora, desde hace ya varios años el Colegio está proyectando su experiencia educativa, asimilada a nuestro entorno socio-cultural, hacia la comunidad de Cali y Colombia, abriendo sus puertas a las instituciones que así lo han solicitado para realizar pasantías y visitas guiadas; a través del Preseminario y Seminario de Formación de Maestros Waldorf; apoyando en el trabajo de iniciativas sociales que trabajan con grupos marginados por la pobreza y el desplazamiento por la violencia; a través de la Pedagogía Curativa de orientación Waldorf que atiende a niños en condición de discapacidad. En el momento actual el colegio con su vida aplicada a la Pedagogía Waldorf (pedagogía que se fundó en 1919, con cerca de 1000 colegios y 1500 Jardines de Infantes Waldorf alrededor del mundo), pretende seguir abriéndose con su plan de acción social-cultural a la comunidad de Cali y Colombia.